Cruce de la Cordillera Central: el sueño de más de un siglo hoy es realidad

Quizá las personas más jóvenes desconozcan que la ambiciosa idea de atravesar la cordillera Central para conectar el suroccidente y el centro del país nació en 1902; que el contrato para el túnel piloto se firmó en 2004; y que el proyecto solo comenzó formalmente hacia el 2008. Lo que sí saben es que, como la mayoría ha de saber, solo hasta septiembre del 2020, apenas el año pasado, se inauguró el esperado Túnel de La Línea, uno de los corredores más importante de toda la obra y también de América Latina, con una extensión de 8,6 km. Una excelente buena nueva para los departamentos involucrados, el sector transporte y, en general, toda la población colombiana por sus alcances económicos y sociales.

Características físicas

Este cruce está compuesto por 60 obras en total: 31 viaductos, un total de 5 km; 25 túneles, estos tienen el nombre de la fauna entre Quindío y Tolima, con 22 km; y 3 intercambiadores viales; en total 30 km de doble calzada en ambos sentidos que conectan Calarcá y Cajamarca. En cuanto a la inversión, fueron $2,9 billones de|sde sus inicios (de los cuales $620.000 corresponden al actual gobierno). Adicional a esto, genero aproximadamente más de 7000 empleos de manera directa e indirecta durante el periodo de obras.

El primer impacto, o el más evidente en el futuro inmediato, será el tiempo invertido por transportadores, conductores y viajeros que tomen la ruta Cajamarca, en el departamento de Tolima, y Calarcá en Quindío. Se evitarán 12 km de camino y con este entre 30 minutos en vehículo particular y 50 minutos en vehículos de transporte de carga. Entre otras cosas, la diferencia es un hecho: ya no se tardarán horas y horas cruzando La Línea, ya no se formarán esos interminables embotellamientos ni, según la información del Instituto Nacional de Vías (INVÍAS), los accidentes se reducirán un 90 %. En conclusión, tendremos viajes eficientes y más seguros desde el centro del país al Eje Cafetero.

¿Pero por qué es tan importante?

Además de las valiosísimas historias de vida de quienes construyeron la infraestructura, esto incluye a todos los trabajadores que lo dieron todo en interminables jornadas; de quienes contribuyeron, a pesar de tantísimas vicisitudes, para que este megaproyecto hoy sea posible, el Cruce de la Cordillera trae consigo un sinnúmero de beneficios y alcances.

La vía Cajamarca- Calarcá alcanza a estar cerrada más de 800 horas al año, esto significa una gran pérdida para el transporte, el comercio, el turismo, el sector agrícola, etc. Por esta razón, con el Cruce ahora será más real una competitividad nacional, un desarrollo económico pleno en los departamentos de Tolima, Quindío y Valle. Sin embargo, el beneficio no es solo para la economía de estos departamentos en cuestión; al conectar Buenaventura y el centro del país, mejorará notablemente el flujo de carga y la movilidad de productos en la zona, recordemos lo vital que es Buenaventura: en el Puerto entra y sale el 42 % de los productos nacionales. Por otro lado, a Armenia llegará un 30 % más de carga. Esto sin contar que esto afectará positivamente el mercado y el bolsillo de los colombianos para poder surtir sus alacenas con los mejores productos del campo.

Adicional a esto, la megaobra será una pieza fundamental en el impulso del desarrollo económico del Eje Cafetero gracias al turismo. Con más, y mejores, vías, la gente viajará mucho más y apoyará con gusto la reactivación económica luego de un momento tan difícil como la pandemia del 2020.

Los beneficios económicos no son solo para los cuatro departamentos en cuestión, serán para toda Colombia. Una vez más, celebramos junto a todo el gremio este anhelado proyecto que desde el 22 de noviembre se ha hecho realidad.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Encuentro de Empresarios